1. El tamaño importa poco 

Los huevos vienen en varios tamaños, de medianos a extra grandes. Esto se basa en realidad en el peso del huevo, no el volumen. Mientras que el tamaño no altera los nutrientes contenidos, cuanto mayor sea el huevo, más nutrientes aportará, así como también más calorías.

La mayoría de las recetas requieren huevos grandes, como los suflés y pasteles, mientras que el tamaño del huevo no importa en platos de sartén como los huevos revueltos y los omelettes.

  1. Están llenos de nutrientes 

Debido al contenido de colesterol de las yemas, los huevos se han señalado como contribuyentes a enfermedades del corazón; pero más de 40 años de investigación han demostrado que los huevos pueden ser parte de una dieta saludable.

Esta es una buena noticia, porque en sólo 70 calorías los huevos aportan proteínas de alta calidad, la luteína y la zeaxantina (dos antioxidantes que ayudan a la salud de los ojos), vitaminas A, D, B12, riboflavina, fósforo y ácido fólico.

  1. Una buena opción para la dieta 

Incorporar huevos en una dieta equilibrada puede ayudar a controlar mejor tu peso. “La proteína de los alimentos como los huevos nos ayuda a mantener la sensación de saciedad y de estar satisfecho durante todo el día”, dice Jennifer Christman, dietista registrada de Medifast Inc., Baltimore.

  1. Un gran alimento para deportistas 

Consumir suficiente proteína es especialmente importante después de los entrenamientos, dice la Academy of Nutrition and Dietetics.

Te ayuda a reconstruir y reparar el tejido muscular y hace que los aminoácidos adecuados – los bloques de construcción de tejido magro – estén disponibles para los músculos.

  1. Fuente de vitamina D 

Junto con el calcio, la vitamina D juega un papel vital en la salud ósea. Tu cuerpo absorbe la vitamina D a través de la exposición al sol y por el consumo de ciertos alimentos.

Debido a que los huevos son una de las pocas fuentes alimenticias naturales de vitamina D, incorporarlos en tu dieta diaria podría ayudar a evitar deficiencias.

  1. El color no afecta los nutrientes 

Muchas personas creen que los huevos marrones son más saludables que los blancos, pero el color de la cáscara no tiene influencia en la calidad o propiedades culinarias huevos, dice la American Egg Board.

El color de la yema puede variar en función de la alimentación de la gallina, pero eso no refleja el contenido nutritivo, aunque puede haber pequeñas variaciones en la vitamina A y la luteína.

  1. Cuanto más fresco, mejor 

Quizás estés tirando los huevos antes de tiempo. Los huevos pueden ser utilizados dentro de las tres semanas siguientes a la fecha de vencimiento si se almacenan correctamente en el refrigerador.

Envejecen más rápido a temperatura ambiente, por lo que no los dejes fuera del refrigerador durante demasiado tiempo. Para una mejor calidad, come los huevos antes de su fecha de vencimiento.